Lunes, Septiembre 03rd, 2012 | Author: Joaquin

Bueno, pues después de una temporada de algunos cambios, modificaciones de las mezclas y demás, por fin hemos iniciado las sesiones de masterización.

Yon de la Cámara a los mandos

El proceso de Masterización consiste en volcar todas las canciones a un soporte para poder igualar el volumen de cada tema, pero sobre todo para dotar a cada tema individualmente del carácter global que queremos conseguir. Si la mezcla de un tema está correcta en cuanto a niveles, dinámica, planos y ecualización, en realidad el trabajo de masterización es relativamente simple y consiste básicamente en darle un volumen general suficiente para que se equipare al volumen de otros trabajos discográficos.

Dar un poco más de volumen es realmente sencillo, pero ahí empiezan los problemas: dependiendo del estilo de música que estés haciendo y de la dinámica de la mezcla, es realmente fácil machacar la dinámica al comprimir un tema. Sonará muy fuerte, pero se perderán muchos matices de interpretación, la mezcla cambiará radicalmente, y empezará a sonar “rara”.

Lo mismo ocurre con la ecualización: es muy fácil pasarse con los ajustes de EQ de modo que lo que escuchemos en el estudio al masterizar nos guste más, pero esto se suele traducir en errores ya que ala hora de poner el CD en diferentes equipos todos esos ajustes que hemos hecho se volverán extremos e incluso indeseables.

Hay más parámetros a los que podemos acceder en la masterización, como abrir el panorama estéreo para separar más los instrumentos que están situados a los lados, ganando en sensación de espacio.

Todo este tipo de procesos se realizaban tradicionalmente de forma analógica, pasando la señal L+R de la mezcla por una serie de ecualizadores, compresores y excitadores aurales que daban el resultado deseado. Más recientemente han salido cantidad de aplicaciones y plug ins especializados para masterización con infinidad de ajustes y opciones. Algunas de estas aplicaciones tienen poca calidad, pero otras muchas están al nivel de los aparatos hardware de gama alta.

En nuestro caso, hemos acudido como siempre a nuestro técnico Yon de la Cámara para realizar todo este proceso. Si bien la grabación, edición, producción y mezcla es algo que hemos hecho nosotros mismos, queríamos la opinión y la experiencia de alguien como Yon para el paso tan importante que es la masterización.

Tras volcar los temas en su sistema Protools HD, hemos realizado varias escuchas en su estudio de las mezclas tal cual. En realidad esto lo hicimos hace algunos meses, y aunque la sensación general muy más qeu buena, se evidenciaron algunos problemas puntuales en las mezclas que podrían lmitarnos a la hora de masterizar, así que nos tocó volver a mezclar TODOS los temas. Un trabajo enorme, pero merecía la pena.

Tras dicha remezcla, y una vez constatado que los problemas habían desaparecido en la nueva mezcla, se trataba de deciir qué tipo de aparatos y tecnología (hardware o software) íbamos a usar. Después de probar unas cuantas unidades hardware y ver las posibilidades de una suite de mastering digital en Protools optamos, como no podía ser de otro modo, por una mezcla de las dos tecnologías.

El proceso de masterización es realmente delicado, ya que puede hacer que una mezcla gane en profundidad, volumen y claridad, pero puede también cargarse la dinámica y la intención de la mezcla, y hacer que todo suene apretado y “crujiente”. Si bien esto es norma de la casa en algunos estilos musicales, en el caso del folk es primordial mantener la dinámica y naturalidad de la grabación y mezcla, así que encaramos este proceso con una mezcla de ilusión y respeto ;-)

HARDWARE

Cuando tienes aparatos de la tremenda calidad que Yon tiene en su estudio, merece la pena pasar la mezcla por ellos aunque sólo sea para comprobar qué ocurre. Y aquí es donde empieza la magia…

Matt EQP-S1

http://www.mattaudio.com/PaginasEsp/detalles.php?id_pro=12

Esta unidad de EQ basada en un Pultec clásico y es totalmente a válvulas. El tipo de ecualización que ofrece nada tiene que ver con un moderno ecualiador de realce/recorte, sino que actúa de un modo muy diferente. El conocimiento de Yon de la Cámara de las unidades Matt es tremendo, y no es por casualidad, ya que tras estos aparatos está Mateo, el primo de Yon. En las pruebas que hicimos, el mero hecho de pasar la mezcla por este EQ sin aplicar ningún tipo de ecualización ya mejoró el sonido sensiblemente, añadiendo un dealle en agudos realmente agradable y discreto. La cricuitería de gama alta de este EQP-S1 hace que cualquier cosa que pase por aquí ya esté sonando mejor. Dependiendo de los temas, iremos ajustando los controles, pero con las primeras pruebas no lo consideramos necesario.

Matt Comp-S1

Otra unidad Matt, en este caso un compresor stereo también a válvulas y de diseño clásico. De nuevo encontramos que, más allá de su función de compresor, el simple hecho de pasar la señal por él, ya hace que todo cobre vida. En este caso lo que notamos es más cuerpo y más sensación de volumen manteniendo la dinámica, algo que pocos compresores pueden hacer.

En este vídeo puedes ver cómo el mismo Mateo Moraica y varios artistas hablan de estos productos:

http://www.hispasonic.com/reportajes/entrevista-mateo-moracia-matt-audio/6452

DBX 160SL Compresor Stereo

Este compresor de gama alta está situado al final de la señal para aplicar una compresión realmente suave general que permite controlar algunso picos sin afectar a la dinámica general ni modificar el sonido original de la mezcla. Es el sueño de todo técnico: un compresor que apenas se percibe cuando actúa, pero que realmente está haciendo su función

SOFTWARE

Como decíamos anteriormente, hay una enorme cantidades de suites de masterización disponibles para ordenador. En nuestro caso, más que buscar un software que hiciera muchos procesos, fuimos probando varios hasta dar con el que más nos gustara. Dado que las unidades Hardware ya estaban actuando sobre la ecualiazación y compresión generales, optamos por el software Ozone 5 (integrado en Protools) para usar algunas de las opciones que nos ofrece, sobre todo en lo referido a jugar con la amplitid del panorama estéreo. Tras unas pruebas iniciales y hacer un CD de prueba para escuchar el resultado de este proceso en varios equipos de música, llegamos a la conclusión de que una aplicación discreta de este proceso es lo mejor. Un ajuste ligeramente alto hace que la sensación de espacio y estéreo se multipliquen, pero a costa de perder algo de pegada y de volumen en el canal central, que es donde está la voz, así que para no perder el plano de la voz decidimos mantener un ajuste discreto.

Moitorizar la fase de la señal durante el proceso también es vital.

Finalmente optamos también por usar una ligerísima EQ recortando en la zona de 500Hz para limpiar la pista y conseguir un sonido más definido. También se ha realzado muy levemente (+1dB) la zona de 40hz así como la de 16khz. Esta EQ es realmente sutil, pero haciendo un bypass sobre ella demuestra que favorece el sonido general de casi todos los temas. Por último hemos aplicado un limitador para poder alcanzar un poco más de volumen, pero de nuevo el thershold (umbral) del limitador así como su velocidad de actuación están ajustados con un modo donde nunca escuchas la limitación como tal.

Monitorizar el espectro de frecuencias es importante para evitar sobrecargar accidentalmente algunas frecuencias, pero la verdad es que nos dejamos guiar mucho más por nuestras sensaciones acústicas que por lo que veíamos en las pantallas.

Bueno, y esta es la primera parte del proceso de masterización. En un par de sesiones más deberíamos tener todos los temas procesados y pasaríamos ya a ponerlos en orden y comprobar si el volumen de cada canción es similar o hay diferencias notables.

Evidentemente, no hay un modo “automático” para aplicar el mismo proceso de masterización a todos los temas, ya que en función de cómo se han grabado y mezclado, cada tema necesitará un tipo de proceso u otro. Esto lleva algo de tiempo, pero desde luego no se trata de escatimar en horas a estas alturas, ya que lógicamente queremos que el resultado final sea algo de lo que podamos estar orgullosos, y que nuestro Folk Ficticio suene del mejor modo posible durante mucho tiempo.

Category: Uncategorized
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.
Leave a Reply